Poemas para el Día de la Mujer

Muchos han querido dejar plasmado en un poema la admiración que sienten por las mujeres. Te dejamos algunos poemas dedicados a la Mujer:

 

‘Si Dios fuera mujer’, de Mario Benedetti

“¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso”. […]

 ‘Agua y mujer’, de Juan Ramón Jiménez

“¿Qué me copiaste en ti,
que cuando falta en mí
la imagen de la cima,
corro a mirarme en ti?”

‘Es la mujer del hombre lo más bueno’, de Lope de Vega

“Es la mujer del hombre lo más bueno,
y locura decir que lo más malo,
su vida suele ser y su regalo,
su muerte suele ser y su veneno.

Cielo a los ojos, cándido y sereno,
que muchas veces al infierno igualo,
por raro al mundo su valor señalo,
por falso al hombre su rigor condeno.

Ella nos da su sangre, ella nos cría,
no ha hecho el cielo cosa más ingrata:
es un ángel, y a veces una arpía.

Quiere, aborrece, trata bien, maltrata,
y es la mujer al fin como sangría,
que a veces da salud, y a veces mata”. […]

De Federico García Lorca

Verte desnuda es recordar la Tierra.
La Tierra lisa, limpia de caballos.
La Tierra sin un junco, forma pura
cerrada al porvenir: confín de plata.

Verte desnuda es comprender el ansia
de la lluvia que busca débil talle
o la fiebre del mar de inmenso rostro
sin encontrar la luz de su mejilla.

La sangre sonará por las alcobas
y vendrá con espada fulgurante,
pero tú no sabrás dónde se ocultan
el corazón de sapo o la violeta.

Tu vientre es una lucha de raíces,
tus labios son un alba sin contorno,
bajo las rosas tibias de la cama
los muertos gimen esperando turno.

MUJER (acróstico) de  Marielena Rondinel

Moldeada con polvo de estrellas,
Ungida con la luz del astro sol,
Joya engarzada con pétalos de rosas,
Ensueño del hombre para su corazón,
Ritual para el amor eres tú, mujer!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *